Si lo deseas, puedes recibir actualizaciones de esta página, siguiéndonos en Facebook.

Primeros Pasos en la búsqueda genealógica

- Actualizado: Feb 2014

La idea de árbol genealógico se ha tomado de la similitud que existe entre el crecimiento de un árbol, dividiéndose en más y más ramas, con el crecimiento de una familia. El “tronco” de nuestro propio árbol genealógico lo constituimos cada uno de nosotros, nuestros padres son las dos ramas primarias, los abuelos las secundarias, etc.

Ver también: - -

nvestigación preliminar

El primer paso que tienes que dar es determinar cuánto sabes acerca de tu familia. Esta es la investigación inicial, la que tienes que realizar en tu casa y consultando a tus familiares.

Comienza en casa

Probablemente al leer esta guía te des cuenta de que tienes muchos registros en tu casa que contienen información valiosa acerca de tu familia. Si eres una persona observadora, también te habrás dado cuenta de que tales registros necesitan estar mejor organizados.
Para recolectar estas evidencias y organizarlas acá van una serie de sugerencias:

  1. Consigue una caja de cartón, de cualquier tipo. Colócala en algún lugar visible, en cualquier lugar donde no pase desapercibida. Por unas cuantas semanas, reúne y coloca dentro de la caja todos los registros que encuentres o te cedan tus familiares: certificado de nacimiento, bautismo, graduación, boletines escolares, recuerdos de bautismos, matrimonios, etc.

  2. Luego de un buen tiempo, organízalos y extrae los datos que estos te aportan.

  3. Prepara un cuadro de los parientes más cercanos: la persona, sus padres, sus hermanos, sus sobrinos, sus tíos (carnales y políticos) y sus primos hermanos,  incluyendo, en caso necesario,  los apodos o alias.

  4. Ampliar este cuadro, con los abuelos y bisabuelos, con los mismos datos.

  5. Te recomiendo que anotes todos los datos que conoces de tus antepasados en un Cuadro Genealógico. Comienza por ti mismo, si no sabes las fechas o los lugares exactos, haz un cálculo aproximado y anótalo como dato probable. También pueden resultarte útiles otros gráficos como el gráfico Datos Disponibles y la Ficha de Búsqueda.
    Tal vez uno de los primeros pasos que tengas que dar es visitar a los miembros de la familia de mayor edad, como diría mi padre: "Aprovechá ahora que los viejos viven". Ellos nos brindarán una gran cantidad de datos que ignorábamos. En mi experiencia personal, siempre aparece algún pariente nuevo a quien preguntar y siempre aparecen preguntas nuevas para hacer a quienes ya visitamos. Ellos ni siquiera suponen lo que nos pueden ayudar con sus conocimientos.

  6. Reunete con familiares y registra cualquier información o historia útil. Si puedes grabar en audio o video las mismas es ideal. Hazte copias de partidas de nacimiento, casamiento, defunción. También de cartas, papeles militares, notas de periódicos, fotografías de lápidas antiguas, inscripciones o dedicatorias en libros antiguos, y todo tipo de dato o registro que encuentres.

Identificar a tus antepasados

Para armar nuestro árbol tenemos que conocer estos datos básicos de cada una de las personas que forman las ramas de tu árbol:

1. Cómo se llamaba, cuándo y dónde nació.
2. Quiénes eran sus padres?
3. Con quién se casó, dónde y cuando.
4. Dónde y cuando falleció.

Los tres primeros datos son fundamentales. Tienes que ir reuniendo la información y los documentos que te permitan ir uniendo unos con otros, a los miembros de tu familia.

Determinar que dato o información necesitas

Una vez que identificaste a tus antepasados más cercanos, tienes que examinar la información que posees y determinar qué datos te faltan. No es una regla, pero generalmente, cuando no se tienen datos precisos se investiga primero sobre el matrimonio del antepasado, luego sobre su defunción y nacimiento. Puedes ir registrando estos pasos en la Ficha de Búsqueda.

Seleccionar los registros o documentos que necesitas consultar

Existen dos tipos de registros genealógicos, estos son los Registros Compilados: es decir investigaciones genealógicas realizadas por otras personas, como por ejemplo: biografías, historias de familias, genealogías. El segundo tipo lo constituyen los Registros Originales: es decir, los que se crearon en el momento o cerca del momento de un acontecimiento, un casamiento, un fallecimiento, un censo. Es conveniente que consultes en Bibliotecas, Archivos, Librerías, Internet, en el Familysearch puesto que puedes encontrar información muy valiosa entre los registros compilados.

Los registros que te permitirán encontrar datos básicos de tus antepasados son:
- las partidas de nacimiento o bautismo (según la época, ver un certificado de defunción
- las actas de matrimonio
- documentos especiales como: -

En estos documentos encontrarás los datos que te permitirán dar un paso fundamental en genealogía: la conexión entre padres e hijos.

Consulta otras fuentes de información básica

Puede ser que necesites información geográfica e histórica. Esa información te ahorrará tiempo y esfuerzos, puesto que te servirá para concentrar tu investigación en el lugar y en la época correspondiente.

Localiza la ciudad, pueblo o lugar de residencia de tus antepasados.

Examina mapas, diccionarios geográficos y otras fuentes de información para aprender todo lo que puedas acerca de cada uno de los lugares en que tu antepasado haya vivido. Localiza ciudades cercanas, límites de parroquias o de distritos y otras características, así como jurisdicciones gubernamentales o eclesiásticas.

Haz un estudio de la historia de la localidad. La historia de los países ha influido considerablemente en la elaboración de sus registros que hoy tienen importancia genealógica. De ser posible, haz un estudio de la historia del área donde hayan vivido tus antepasados con el fin de hallar indicios referentes a las gentes, a los lugares y a los acontecimientos que hayan afectado su vida y los registros acerca de ellas.

Averiguar si existen investigaciones ya realizadas

Busca si existen trabajos históricos o genealógicos sobre tu apellido. Pero, ten en cuenta que no siempre portar el mismo apellido significa pertenecer a la misma “familia” genealógica.
Busca el o los apellidos que te interesan en bibliotecas, librerías donde se puedan adquirir las publicaciones de los centros de genealogía, etc. En Buenos Aires puedes buscar en Librerías Platero, Santa Fe, que se especializan en temas históricos y genealógicos.

Existen tres tipos de archivos, los locales (de la localidad donde vives o donde vivieron tus antepasados), los provinciales (de la provincia) y los nacionales (que contienen registros de todo el país). En estos archivos podrás encontrar variada información que te permitirá reconstruir la historia  de tus antepasados. Los archivos locales y provinciales pueden contener referencias a las primeras familias fundadoras, archivos de testamentos, sucesiones, periodísticos, etc.

Busca si existen publicaciones históricas o genealógicas sobre tu apellido que fueron microfilmadas y

También puedes encontrar libros que te muestren como eran las costumbres, las tradiciones antiguas del lugar. Y tantas otras cosas...

Buscar en las fuentes documentales

Tres de las fuentes de registros más conocidas y consultadas son los registros civiles, los parroquiales y los censos.
Los registros civiles contienen información de nacimiento, matrimonio y defunciones.

Los registros parroquiales contienen información de bautismos, matrimonio y defunciones. Un dato importante: a veces se pueden hallar pistas importantes consultando los listados de extremaunciones que realizaban los párrocos.
Los Censos contienen información sobre las familias y las condiciones en que vivían.

(Familysearch) para averiguar qué registros se han microfilmado, y así solicitar copias en el CHF más cercano a tu domicilio o bien consultar en línea

Averigua la metodología de expedición de partidas que tienen los diferentes registros civiles en las provincias argentinas.

Buscar en Internet

La web te ofrece numerosos recursos que enriquecerán y acelerarán tu búsqueda. A continuación detallaremos los más utilizados:

- En Internet existen también varias bases de datos, donde las personas pueden enviar sus datos para que aparezcan en línea. Aunque tal vez la base más popular sea la delpero también puedes consultar en otros sitios como , por ejemplo.

- Busca si existen estudios sobre tu apellido en la web.

- Busca en la guía telefónica personas que tengan tu apellido en el lugar donde vivían tus antepasados, puedes escribirles, tal vez ellos puedan proporcionarte información y hasta una grata sorpresa.
Trata de familiarizarte con las fuentes documentales los recursos que cada provincia ofrece, los archivos, etc.
Registra tu apellido en las diferentes bases de datos que las páginas especializadas brindan.

- Suscríbete a los Foros de Genealogía. Existen numerosos foros de genealogía, diferenciados por temáticas: grupos raciales, países, apellidos, etc. y alojados en distintos servidores: Yahoo, GMail, etc.
Tal vez los más conocidos sean los grupos de Yahoo. La suscripción a los mismos es una herramienta maravillosa, ya que en estos grupos encontrarás personas que te ayuden a responder tus dudas, compartan sus experiencias y hasta puedan ayudarte a gestionar un documento.

En Argentina, el grupo más numeroso y uno de los primeros surgidos en la web es ArgenGen, dedicado a la genealogía de Argentina. Podés suscribirte

También existen grupos de genealogía para, etc.