Si lo deseas, puedes recibir actualizaciones de esta página, siguiéndonos en Facebook.

Colonización y organización eclesiástica de la pcia. de Santa Fe

- Actualizado: Feb 2014

La provincia de Santa Fe es reconocida por su política de promoción de las colonias, que representarán la base de su prosperidad. Pero también lo es por funcionar, más tardíamente, como "expulsora" de su población. Al extenderse las líneas férreas, colonos radicados en Santa Fe se dirigirán hacia las nuevas colonias iniciadas en la provincia de Córdoba,algunos historiadores del Sur de Córdoba llaman a este proceso "litoralización" de la provincia.
Años más tarde, a comienzos del siglo XX, descendientes de colonos y aparceros de la provincia de Santa Fe, que -como explica Román Gaignard- hallan dificultades para instalarse en sus antiguas colonias. Algunos parten hacia Córdoba y otros hacia colonias nuevas de la pampa septentrional.

Antes de la Colonización gringa

Antes de la colonización, esta provincia era prácticamente deshabitada, y sólo pasaban por ella el camino entre Santa Fe y Córdoba, y quizá un camino secundario a Tucumán. Como avanzada de la zona poblada contra los indios no sometidos, existían los fortines como Sunchales (fundado en 1790, con capilla desde 1799, luego abandonada) y Soledad (fundado en 1793) . En aquella época, frailes franciscanos del convento de San Lorenzo visitaban la zona para atender a los blandengues de los fuertes y a los pocos vecinos. Dichos fuertes son abandonados en el transcurso de las guerras civiles que precedieron a la organización nacional.

Hasta 1810 los centros urbanos de cierta importancia se reducían a tres (Santa Fe, Rosario y Coronda), más algunas villas como San José del Rincón, a lo que habría que sumarle las reducciones que comenzaban a restaurarse y se situaban en lo que entonces era la frontera norte de Santa Fe.
Ver parroquias del pago de los Arroyos

Colonización y organización eclesiástica

A partir de la batalla de Caseros comenzará en Santa Fe un proceso, que en cuatro décadas la transformará en su faz poblacional, económica y cultural , encontrando en los inmigrantes de origen europeo a sus protagonistas fundamentales. Así con suizos, alemanes, saboyanos y otros surgían las colonias de Esperanza en 1856 y las de San Jerónimo Norte y San Carlos en 1858.

Al comenzar el proceso de colonización, la provincia de Santa Fe dependía eclesiásticamente del Obispado de Buenos Aires, circunscripción que se encontraba en estado calamitoso, lo cual se agravaba por las largas distancias que separaban a la sede episcopal de los curatos y a éstos entre sí.
Para esta época, Santa Fe contaba con tres parroquias, erigidas durante el período hispánico, siendo la más antigua la de Santa Fe (1573), siguiéndole Rosario (1730) y la de Coronda (1749). Esta última era la más reciente y se la había declarado libre del Curato de Santa Fe y del de los Arroyos, senalándosele como jurisdicción la feligresía comprendida desde el Carcaraná al Salado. Los curas de Coronda realizarán extensos viajes misionales hacia las nueva colonias fundadas, viajes conocidos en los registros como "las misiones" de Coronda.
De este modo, a fines del siglo XVIII, habían quedado delineadas las jurisdicciones parroquiales de Santa Fe, las que a pesar de algunos intentos de erigir curatos en diversas épocas y puntos de la provincia, se mantendrían inalterables hasta el año 1858. Por lo tanto, toda búsqueda genealógica anterior a esta fecha deberá dirigirse hacia esos tres puntos.

1859: Dos nuevos curatos

Para esa época se reorganiza la Iglesia en nuestro país , creándose el vicariato apostólico de Paraná en 1859, jurisdicción a la que pertenece la provincia de Santa Fe hasta la creación de la diócesis de Santa Fe en 1897.

Hacia 1859 se erigen dos nuevos curatos (área de influencia de las parroquias): San Lorenzo (con límite al norte del río Carcaraná, al sur el arroyo Luduena, al este el río Paraná y al oeste la provincia de Córdoba) y el de Villa Constitución (limitando por el Norte con el arroyo Pavón, por el este, al río Paraná, y por el sur, el arroyo del Medio).

Junto a estas parroquias existían algunas reducciones indígenas; de estas, la que tendrá un rol protagónico en la atención pastoral de los inmigrantes será la de San Jerónimo del Sauce, fundada en 1824 y puesta al cuidado de los  padres franciscanos del convento de San Carlos en San Lorenzo, cuyos frailes recorrían toda la provincia supliendo a los curas o administrando los sacramentos para los que estaban  autorizados.

La inmigración europea era, en esta zona, católica en su gran mayoría, pero venía sin sacerdotes. Muy pronto los fundadores y/o los colonos se preocuparon por sus necesidades espirituales, y comenzaron a levantar templos y capillas, pidiendo al obispado que los provea de capellanes.

Podría decirse que la organización local de la Iglesia surgió en todas partes al poco tiempo de la fundación de las colonias, y por tanto con el mismo ritmo vertiginoso.

1880: Creación de capellanías

El constante crecimiento poblacional demandaba atención religiosa que planteó un problema para la iglesia ya que era imposible de realizar desde los antiguos curatos en que estaba dividida la Provincia de Santa Fe. Por eso se fue respondiendo a las solicitudes de los colonos, primero ordenando su atención desde las parroquias existentes, y luego, a medida que dichas comunidades progresaban, creando una serie de capellanías.

Este fue un recurso momentáneo al que se recurrió. Una capellanía es una especie de "iglesia no parroquial" que depende de una parroquia cercana, pero en este caso funcionaban como si fuesen parroquias, ya que los capellanes por lo general se comunicaban directamente con el Obispo, obviando al párroco y llevaban registros propios de los sacramentos administrados, es más los capellanes hasta podían labrar ante testigos las "Informaciones matrimoniales" de aquellos que quieran contraer matrimonio, siendo esto privativo del párroco.

A estas capellanías se les asignaba una juridisción, un área de influencia que fue variando con el tiempo. Hasta el año 1880, la erección de las citadas capellanías fue más bien lenta, pero a partir de entonces el proceso se aceleró notablemente.

Ver Fecha de creación de las nuevas Capellanías.
Ver Cómo se formaron los pueblos?
Ver Cañada de Gómez: Origen y reparto de tierras

Crecimiento vertiginoso de la población

En Santa Fe, la colonización avanzó desde Esperanza hacia el sur (San Carlos, 1859; Canada de Gómez, 1870; Teodelina en 1875) y el oeste (Pilar, 1875) y hacia el norte ( San Javier). En el censo de 1869, por ejemplo, no había colonias en el actual territorio de la diócesis de Rafaela. Se produce una pausa por la fiebre amarilla de 1871, en la que perece 1/10 de la ciudad de Bs.As. , pero pronto se retoma , incentivada por la ley nacional de tierras, inmigración y colonización sancionada en 1876.

Llegada la colonización a Pilar, la tierra paupérrima de la canada del arroyo Las Prusianas detuvo un tiempo el avance al oeste, pero al superar ese obstáculo con la fundación en 1881 de Bella Italia, Susana, Aurelia y Rafaela el proceso se acelera, y si la colonización tardó 25 años en llegar de Esperanza al arroyo, en sólo cinco recorrió una distancia similar hacia el oeste con una explosión de colonias.

Y este crecimiento vertiginoso se dio a pesar de la terrible epidemia de cólera 1883-1884 y gracias al gran flujo de inmigrantes (....) Esto motiva que en 1883 se creara el departamento Las Colonias (que abarcaba en ese entonces el actual Castellanos, San Cristóbal y el sur de 9 de julio hasta el Salado).

Para el año 1887, los extranjeros alcanzan el 38,2 % de la población de la provincia, siendo mayoría entre ellos los italianos, consignando al respecto Gabriel Carrasco (quien tuviera a su cargo la gestión del Censo Provincial de 1887): "La inmigración italiana predomina de un modo extraordinario, formando por sí sola el 70% del total, y siguen en orden decreciente los franceses, españoles, suizos y alemanes."

1897: creación de la diócesis de Santa Fe

El 15 de Febrero se crea la Diócesis dfe Santa Fe y por disposicion se ordena que la documentación perteneciente a Santa Fe y los territorios nacionales de Chaco y Formosa sea extraída de las cancillerías de Paraná y de Salta y entregada a esta. El 3 de diciembre de 1898, se divide el territorio de la diócesis en 46 parroquias, la gran mayoría situadas en la "pampa gringa" santafesina y sobre la base de las antiguas capellanías. En el decreto de erección aparecen distribuidas de a cuerdo al siguiente orden: Ciudad de Santa Fe, de Rosario, Pueblos y Colonias.

Ver Nuevas Juridisciones eclesiásticas en 1898

En consecuencia, si en nuestra búsqueda genealogica no se encuentran registros en la parroquia de una determinada colonia, podremos:

consultar la juridisción que a cada parroquia se le fue asignando y los cambios que estas juridisciones tuvieron en el tiempo.

a las parroquias vecinas. Ten en cuenta que muchas veces, eran los mismos pobladores los que se trasladaban a una parroquia cercana para bautizar a sus hijos o casarse.

a los registros parroquiales de las misiones de Coronda,

a los registros parroquiales de San Lorenzo, Rosario y San Jerónimo.

También es conveniente tener en cuenta en que fecha se abrieron los libros parroquiales en estas localidades, ya que muchas veces los libros se inciaron unos cuantos años antes de la fundación de la colonia o de su parroquia.

Notas:
Para obtener más detalles sobre estos procesos históricos, es recomendable leer:

"La inmigración europea y su impacto sobre la vida religiosa y pastoral santafesina" por el
Presbítero
Edgar Gabriel STOFFEL, en Pampagringa.

VARIABLES EN EL PROCESO POBLACIONAL DE CORONDAETAPAS DE CRECIMIENTO DEMOGRÁFICO Y DE DESPOBLACIÓN, de Alcira Marioni Berra, un trabajo presentado en el Congreso Argentino de Inmigración, consultable en el sitio del Ceride

Gaignard, Román: La pampa argentina, Buenos Aires, 1989.

También consultar los siguientes links:
http://www.parentum.com.ar/Santa%20Fe.htm
http://www.oni.escuelas.edu.ar/2002/santa_fe/pasaporte/menusup.htm
http://www.diocesisderafaela.org.ar/